Menu

¿Se contradice la Biblia a sí misma respecto al día de la crucifixión?

Según Mateo, Marcos y Lucas, antes de su crucifixión, Jesús envió a sus discípulos a preparar la cena de la Pascua, sacrificando el cordero pascual. Ellos mencionan que esta tarea fue completada en “el primer día de la fiesta de los panes sin levadura“, el 14 de Nissan en el calendario judío, un día antes de la crucifixión de Jesús (cf. Ma. 26:17; Mar. 14:12; Luc. 22:7) — lo que nos indica que la cena fue preparada un jueves. De acuerdo con la Ley de Moisés, Jesús luego comió la cena de la Pascua esa misma noche, lo que para la mente moderna sería el jueves por la noche, pero para los israelitas sería el comienzo del viernes judío (ya que el día judío comenzaba al atardecer). La crucifixión de Jesús posteriormente ocurrió al día siguiente, el viernes (el mismo día que la comida inicial de la Pascua para los judíos), antes de que comenzara el sábado judío al atardecer del viernes (el sábado de los judíos).

Sin embargo, Juan parece indicar que la crucifixión de Jesús tuvo lugar antes de que la Pascua siquiera comenzara (Juan 13:1; 18:28; 19:14). El Chronological Study Bible de Thomas Nelson dice: “Los Sinópticos [es decir, Mateo, Marcos y Lucas] presentan la Última Cena como la comida de la Pascua… En el Evangelio de Juan, la Última Cena no fue la comida de la Pascua” (2008, p. 1217). Jennifer Viegas, escribiendo para Discovery News, menciona: “Los evangelios sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas) indican que Jesús murió antes del anochecer del día 15 de Nissan… El evangelio de Juan difiere de los sinópticos; aparentemente indicando que Jesús murió antes del anochecer del día 14 de Nissan” (2012). El respetado erudito bíblico J.W. McGarvey destaca el debate sobre este asunto al afirmar que,

Desde el siglo II se ha llevado a cabo una gran disputa en relación a la aparente discrepancia entre Juan y los sinópticos en sus afirmaciones sobre la Pascua. Los sinópticos… claramente representan que Jesús comió la Pascua en el momento adecuado y que fue arrestado la misma noche, mientras que Juan, aquí y en otros pasajes, parece representar que Jesús fue arrestado antes de la Pascua (2012, CXVIII, Juan 13:1-20, cursivas en el original).

¿Es esta una discrepancia legítima que se puede presentar en contra de la Biblia?

Primero, ¿qué ordenó la Ley de Moisés con respecto a la observancia de la Pascua? Para que Jesús fuera sin pecado (Heb. 4:15), nuestro cordero pascual sin mancha (1 Cor. 5:7), tenía que cumplir perfectamente con la Ley de Moisés. Si hubiera violado la Ley de Moisés en lo que respecta a la correcta observancia de la Pascua, nuestra esperanza sería vana. El cordero de la Pascua debía ser sacrificado en la tarde (es decir, al ocaso) en la noche del día 14 de Nisán, el primer mes del calendario judío (Eze. 45:21). Luego, esa misma noche se debía comer el cordero con pan sin levadura (Éxo. 12:6-8; Núm. 28:16-17; Lev. 23:5-7), sin dejar nada para la mañana, quemando cualquier resto (Éxo. 12:10). Se debía comer pan sin levadura todos los días hasta el día 21 del mes, al atardecer (Éxo. 12:18). No debía haber pan con levadura en ninguna casa israelita durante esa semana, de lo contrario, serían “excluidos de la congregación de Israel” (Éxo. 12:19).

El lenguaje de Mateo, Marcos y Lucas deja poco lugar a dudas de que el cordero pascual fue sacrificado por los apóstoles en la tarde del jueves de la semana de la crucifixión, que era el día 14 de Nissan, y que Jesús luego comió inmediatamente la cena de la Pascua esa misma noche, el día 15 de Nissan, cumpliendo así con la Ley de Moisés (cf. Mat. 26:17-21; Mar. 14:12,16-18; Luc. 22:7-9). La aparente discrepancia surge al comparar diversos versículos en el libro de Juan.

Juan 13:1-2 dice: “Antes de la fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin. Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase“. Una lectura directa de este pasaje da la impresión de que la última cena que los discípulos compartieron con Jesús no fue la cena de la Pascua, sino que ocurrió “antes de la fiesta de la Pascua”, como si la Pascua comenzara al día siguiente. Esto contradiría las afirmaciones claras de los evangelios sinópticos e implicaría que Juan enseñaba que la última cena no era en realidad la cena de la Pascua, como afirmaban los otros escritores del evangelio, o que Jesús estaba observando la Pascua antes, es decir, en un día diferente al que Dios había mandado. En realidad, la supuesta contradicción en este caso se disipa fácilmente al entender que la frase “y cuando cenaban” se traduce correctamente como:

  • Y durante la cena” (LBLA; RV-2015; “during supper”, McCord, 1989), o
  • llegó la hora de la cena” (NIV), “se estaba preparando… o estaba en curso” (Jamieson, et al., 2012, Juan 13:2), o “se estaba preparando” (Clark, 2013, Juan 13:2), o
  • “mientras estaban cenando” (Barnes, 2012, Juan 13:2), o
  • “habiendo una cena preparada, o estando él cenando” (Henry, 2014, Juan 13:2).

En el contexto, el versículo uno de Juan 13 es un versículo de transición, que sirve como resumen y conclusión de la sección precedente del relato de Juan (es decir, aquellos eventos que ocurrieron “antes de la fiesta de la Pascua“) que conducen a la próxima sección fundamental de su libro, que cubre los siguientes siete capítulos (un tercio completo) del libro, llevando al lector a través de los eventos finales de la vida de Jesús. El versículo dos comienza una nueva discusión sobre los eventos de la Pascua, una narrativa que comienza “durante” la cena de la Pascua, o mientras se estaba “sirviendo” o “preparando”. El erudito griego A.T. Robertson afirmó que “no está claro que el versículo 1 deba conectarse con el versículo 2. Los mejores exégetas están de acuerdo en que se puede presentar una idea completa en él, ya sea una declaración general de que Jesús amó a los suyos antes de la Pascua y hasta el final, o que llegó a una conciencia especial de este amor justo antes de la Pascua” (1922, p. 282). La traducción independiente del respetado erudito bíblico Hugo McCord captura el retrato que Juan está presentando. “Antes de la fiesta de la Pascua, Jesús sabía que había llegado la hora de dejar este mundo y regresar al Padre. Amaba a los suyos en el mundo, y los amó hasta el fin. [Versículo 2:] Durante la cena (dado que el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, el traicionarlo)” (Juan 13:1-2). Observe el contraste natural que Juan está estableciendo entre las palabras “antes” y “durante” en relación a esa importante festividad.

Pero ¿qué pasa con Juan 18:28? “Llevaron a Jesús de casa de Caifás al pretorio. Era de mañana, y ellos no entraron en el pretorio para no contaminarse, y así poder comer la pascua“. Este versículo parece indicar que los judíos aún no habían comido la cena de la Pascua, lo cual nuevamente da la impresión de que la Pascua aún no había comenzado, o que los judíos no habían comido la cena en el momento adecuado, lo cual parece muy improbable. Se argumenta que “en la secuencia de Juan, la Última Cena se celebró en la víspera de la Pascua, y Jesús fue juzgado al día siguiente mientras las autoridades judías se preparaban para comer la cena de la Pascua (18:28)” (The Chronological Study Bible, p. 1217). Sin embargo, un examen más detenido de cómo se usa el término “Pascua” en la Biblia, y especialmente en Juan, arroja luz sobre este pasaje. Robertson señala que,

de ninguna manera es seguro que la frase “comer la Pascua” se refiera simplemente a la cena pascual…. La palabra “Pascua” se usa en tres sentidos en el Nuevo Testamento: la cena pascual, el cordero pascual o el festival pascual. La palabra se utiliza ocho veces en Juan, además de esta instancia, y en todos los casos se refiere al festival de la Pascua. Por lo tanto, podemos inferir razonablemente que el uso de Juan debe determinar su propio significado en lugar del de los Sinópticos (pp. 281-282; cf. Jackson, p. 176).

Recordemos que la festividad de la Pascua duraba siete días, no solamente la única noche en la que se sacrificaba y comía el cordero (Éxodo 12:6-20). La semana de la Pascua comenzaba la noche anterior con una celebración y se prolongaba en los días siguientes con más festividades. Los judíos, por lo tanto, no querían contaminarse antes de la siguiente comida sin levadura de la semana de la Pascua.

El versículo que quizás genera más críticas contra el relato bíblico del día de la crucifixión es Juan 19:14. Antes de la crucifixión, después de azotar a Jesús y permitir que los soldados romanos se burlaran de Él, Pilato presentó a Jesús nuevamente ante los judíos. “Era la preparación de la pascua, y como la hora sexta. Entonces dijo a los judíos: ¡He aquí vuestro Rey!‘” Debido a este texto, algunos argumentan que Juan “sugiere que Jesús fue crucificado el día antes de que comenzara la Pascua, ‘el día de la preparación de la Pascua'” (The Chronological Study Bible, p. 1217, cursivas en el original). Nuevamente, esto implicaría que la cena que Jesús compartió la noche anterior con sus discípulos no fue realmente la cena de la Pascua, es decir, que los sinópticos están equivocados.

Sin embargo, la frase “Día de preparación de la Pascua” se refiere al día de preparación del sábado que ocurre durante la semana de la Pascua, es decir, el viernes. Mateo, Marcos y Lucas, quienes claramente retratan a Jesús siendo arrestado y crucificado después de la cena de la Pascua, también afirman que el “Día de Preparación” fue el día de la crucifixión de Jesús. Simplemente dejan claro en el contexto que aplican esa descripción al Día de Preparación del sábado (por ejemplo, Mat. 27:62). Inmediatamente después de la muerte de Jesús, Lucas relaciona el Día de Preparación con el sábado, al decir: “Era día de la preparación, y estaba para comenzar el día de reposo” (Luc. 23:54). Marcos define su uso del término aún más claramente, al afirmar: “Cuando llegó la noche, porque era la preparación, es decir, la víspera del día de reposo” (Mar. 15:42). Robertson señala que Juan también usó “Día de Preparación” relacionado con el sábado. “Juan mismo usa la palabra de esa manera en otros dos pasajes (19:31, 42), en los cuales se apresuran las cosas en la Preparación porque el día de reposo se acerca” (p. 282).

El estudioso bíblico Gleason Archer señala que la palabra traducida como “Preparación” (paraskeuē) era la palabra correcta para “viernes” en el primer siglo. “La palabra paraskeuē ya para el primer siglo d. C. se había convertido en un término técnico para ‘viernes’, ya que todos los viernes eran el día de preparación para el sábado, es decir, el día de reposo. En griego moderno, la palabra para ‘viernes’ es paraskeuē…. Aquello que podría traducirse literalmente como ‘la preparación de la Pascua’ debe en este contexto interpretarse como ‘viernes de la semana de la Pascua'” (1982, p. 375). Robertson estuvo de acuerdo, explicando que “el término ‘Preparación’ ha sido durante mucho tiempo el nombre regular del viernes en la lengua griega, debido al uso del Nuevo Testamento. Así es como se utiliza en el griego moderno en la actualidad” (p. 282). De hecho, la traducción de Juan 19:14 en la versión NIV ayuda a aclarar la confusión al decir: “Era el día de Preparación de la semana de la Pascua, cerca de la hora sexta”. Juan simplemente no contradice a los evangelios sinópticos en cuanto al día de la crucifixión de Jesús.

Pero si Jesús fue crucificado el viernes 15 de Nissan, y los corderos de la Pascua fueron sacrificados el jueves 14 de Nissan, ¿cómo puede ser Él nuestro cordero pascual (1 Cor. 5:7)? Gleason respondió a esa pregunta, explicando: “Simplemente se debe señalar que los corderos a los que se hace referencia aquí [es decir, en 1 Cor. 5:7] no son aquellos que fueron sacrificados y comidos en hogares privados, un rito que Jesús ya había observado con sus discípulos la noche anterior…, sino los corderos que se ofrecerían en el altar del Señor en nombre de toda la nación de Israel” (p. 376, cursivas en el original). Gleason continúa ilustrando la distinción entre los sacrificios privados (por ejemplo, Éxo. 12:6) y los sacrificios públicos (Éxo. 12:16-17; Lev. 23:4-8; 2 Cró. 30:15-19; 35:11-16). Él señala: “Todos estos eran conocidos como sacrificios de la Pascua, ya que se presentaban durante la semana de la Pascua” (p. 376). Jesús es el cordero pascual para todos y, por lo tanto, tiene sentido que sea sacrificado como un sacrificio público.

Así que, como siempre, un texto que en apariencia contradice otro texto bíblico, se encuentra en perfecta armonía con él. Sorprendentemente, cuando se estudian más a fondo y se tratan de manera imparcial, las supuestas contradicciones que se presentan contra la Biblia se descubren consistentemente al final como evidencia adicional de que la consistencia interna de la Biblia es nada menos que sobrenatural. Si Dios es, de hecho, el Autor de la Biblia, como ella lo afirma (por ejemplo, 2 Tim. 3:16-17; 2 Pe. 1:20-21), entonces eso debería ser cierto cada vez que se puede determinar con confianza el significado original de un pasaje bíblico y se traduce de manera precisa. La descripción de Juan sobre el evento de la crucifixión proporciona aún más evidencia de la asombrosa precisión de la Biblia. [NOTA: Consulte Butt, 2003 para obtener más información al respecto].

REFERENCIAS

Archer, Gleason, L. (1982), Encyclopedia of Bible Difficulties (Grand Rapids, MI: Zondervan).

Barnes, Albert (2012), Barnes’ Notes On the New Testament (Electronic Database: WORDsearch).

Bullinger, E.W. (1898), Figures of Speech Used in the Bible (Grand Rapids, MI: Baker, 1968 reprint).

Butt, Kyle (2003), “What Kind of Bread did Jesus Use to Institute the Last Supper?” Apologetics Press, https://apologeticspress.org/apcontent.aspx?category=11&article=1196.

The Chronological Study Bible (2008), (Nashville, TN: Thomas Nelson).

Clarke, Adam (2013), Adam Clarke’s Commentary (Electronic Database: WORDsearch).

Henry, Matthew (2014), Matthew Henry’s Commentary on the Whole Bible (Electronic Database: WORDsearch).

Jackson, Wayne (2011), A New Testament Commentary (Stockton, CA: Christian Courier).

Jamieson, Robert, A.R. Fausset, and David Brown (2012), Jamieson, Fausset, and Brown Commentary: Commentary Critical and Explanatory on the Whole Bible (1871) (Electronic Database: WORDsearch).

Lyons, Eric (2004), “Did Jesus Rise ‘On’ or ‘After’ the Third Day?” Apologetics Press, https://apologeticspress.org/apcontent.aspx?category=6&article=756.

Lyons, Eric (2006), “Reasoning About the Resurrection of Christ,” Apologetics Press, https://apologeticspress.org/APContent.aspx?category=228&article=3689.

McCord, Hugo (1989), McCord’s New Testament Translation of the Everlasting Gospel (Henderson, TN: Freed-Hardeman College).

McGarvey, J.W. (2012), The Four-Fold Gospel: A Harmony of the Gospels (Electronic Database: WORDsearch).

Robertson, A.T. (1922), A Harmony of the Gospels (New York: Harper & Row).

Viegas, Jennifer (2012), “Day of Jesus’ Crucifixion Believed Determined,” Discovery News, May 24, http://news.discovery.com/history/religion/jesus-crucifixion-120524.htm.

Tomado de: Does the Bible Contradict Itself Regarding the Day of the Crucifixion? https://apologeticspress.org/does-the-bible-contradict-itself-regarding-the-day-of-the-crucifixion-5059/


Published

A copied sheet of paper

REPRODUCTION & DISCLAIMERS: We are happy to grant permission for this article to be reproduced in part or in its entirety, as long as our stipulations are observed.

Reproduction Stipulations→