Menu

¿Pablo respaldó la esclavitud?

Miles de años antes de la fundación de la iglesia del Señor, y mucho antes de que Pablo abordara la conducta de los esclavos cristianos en el siglo I, ya eran comunes diversas formas de esclavitud. De hecho, prácticamente todas las civilizaciones antiguas utilizaban esclavos1. La esclavitud era lo suficientemente predominante en Babilonia en el siglo XVIII a.C. como para ser mencionada numerosas veces en el Código de Hammurabi2. Los egipcios esclavizaron a cientos de miles de israelitas en el siglo XVI a.C. (Éxodo 1; cf. Núm. 1:46). Los historiadores estiman que, para el momento en que Pablo escribió sus epístolas del Nuevo Testamento en el siglo I d.C., entre cinco y ocho millones de esclavos residían en el Imperio Romano3, incluyendo del 15 al 25% de la población total de Italia4.

“Esclavitud” — Un término amplio en el siglo I

El término español “esclavo” se traduce del griego doulos. Algunas traducciones utilizan el término “siervo” (o “sirviente”), pero “doulos” se traduce mejor como “esclavo” (especialmente porque “en el uso normal en la actualidad las dos palabras [‘esclavo’ y siervo – EL] se distinguen cuidadosamente”)5.

Entonces, ¿qué se entiende por “esclavo” o “esclavitud”? Los estadounidenses a menudo imaginan la esclavitud de la antigüedad como el tipo de opresión y servidumbre que era común entre muchos propietarios de esclavos en América del Norte en los siglos XVIII y XIX, cuando millones de africanos fueron arrancados de sus tierras natales y transportados a través del Atlántico. Ciertamente, algo de la esclavitud en el siglo I era similar, pero en general era muy diferente. Por ejemplo, la esclavitud en los tiempos del Nuevo Testamento no se basaba en la raza. Muchos soldados extranjeros y sus familias se convirtieron en esclavos después de ser capturados durante épocas de guerra6. Además, “algunos se convirtieron en esclavos porque no podían pagar el dinero que habían pedido prestado. El gobierno también esclavizaba a las personas si no podían pagar sus impuestos. También había muchos casos de personas pobres que vendían a sus hijos como esclavos a vecinos más ricos”7.

Considerando el hecho de que los antiguos probablemente interpretarían ciertas prácticas modernas estadounidenses como formas de “esclavitud”. Por ejemplo, cientos de miles de estadounidenses trabajan casi un tercio de cada año para el gobierno. Es decir, los estadounidenses son obligados por el gobierno, con la amenaza de multas y cárcel, a pagar más de 100 días de salario a los gobiernos locales, estatales y federales cada año en forma de impuestos. Muchos estadounidenses entregan más dinero al gobierno cada año de lo que gastan en comida, ropa y vivienda combinados8. Según irs.gov, a los ciudadanos estadounidenses que no pagan impuestos obligatorios al gobierno se les puede procesar y encarcelar hasta por cinco años. ¿Y qué hay del reclutamiento militar, “la práctica de ordenar por ley que las personas sirvan en las fuerzas armadas”?9 Hasta el día de hoy, todos los hombres de 18 a 25 años en los EE. UU. están obligados a registrarse en el Sistema de Servicio Selectivo en caso de “una crisis que requiera un reclutamiento”10, un reclutamiento en el que miles o millones de hombres serían obligados a ir a la guerra y posiblemente morir por su país, ya sea que lo deseen o no.

Por favor, entienda que no estoy sugiriendo que debemos defraudar al gobierno, o que debemos negarnos a someternos a su autoridad si se restablece el reclutamiento. Simplemente estoy sugiriendo que el término “esclavitud” fue ampliamente definido en el siglo I. Cuando la gente hace preguntas como “¿Apoyó Pablo la esclavitud?”, debemos entender que existían diversos tipos de esclavitud en el siglo I, incluyendo algunas formas que se asemejan a ciertas prácticas hoy en día que pueden ser generalmente aceptadas y justificadas moralmente.

Definir “respaldar”

¿”Respaldó” Pablo la esclavitud? La palabra “respaldar” significa “decir públicamente u oficialmente que se apoya o aprueba (a alguien o algo)”11. Respaldar es abogar o ser partidario de una idea, una cosa o una persona. ¿”Respaldó” Pablo la esclavitud? ¿La defendió o promocionó públicamente como uno aboga por un producto o candidato político en particular? No, al menos no el tipo de esclavitud que la mayoría de la gente imagina al escuchar el término.

En realidad, Pablo condenó específicamente a los “secuestradores” (andrapodistais) o “traficantes de esclavos” (DHH) como individuos rebeldes e insubordinados que practican lo que es “contrario a la sana doctrina” (1 Tim. 1:10). Danker, et al. define a este secuestrador como un “vendedor de esclavos”12. Lejos de respaldar esa actividad, Pablo incluye a estos ladrones de hombres, traficantes de esclavos con asesinos, mentirosos y otros pecadores impíos (1 Tim. 1:9-10).

Sin embargo, cinco capítulos después, Pablo escribió: “Todos los que están bajo el yugo de esclavitud, tengan a sus amos por dignos de todo honor, para que no sea blasfemado el nombre de Dios y la doctrina. Y los que tienen amos creyentes, no los tengan en menos por ser hermanos, sino sírvanles mejor, por cuanto son creyentes y amados los que se benefician de su buen servicio. Esto enseña y exhorta” (1 Tim. 6:1-2). ¿Qué instruyó Pablo a Timoteo enseñar a los diversos esclavos cristianos en el siglo I? Respetar, honrar e incluso servir a sus amos (es decir, dar un buen ejemplo de cristianismo ante ellos).

Pablo respaldó la sumisión piadosa, no las formas pecaminosas de esclavitud

La instrucción de Pablo para que los esclavos honren a sus amos es perfectamente consistente con el resto de la Palabra de Dios sobre todos los cristianos que se someten a aquellos en posiciones de autoridad. A los cristianos que vivían en el corazón del Imperio Romano, Pablo enseñó: “Sométase toda persona a las autoridades superioresPagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra” (Rom. 13:1,7; cf. Mat. 22:21)13. De manera similar, Pedro escribió: “Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, ya a los gobernadoresPorque esta es la voluntad de DiosHonrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey” (1 Pe. 2:13-17).

¿Era corrupto el Imperio Romano de muchas maneras? Sin duda. ¿La sumisión de un cristiano a Roma era un respaldo total al Imperio? Para nada. Pero los cristianos debían (y deben) ser sumisos humildemente.

Dios espera que todos los cristianos tengan un espíritu de sumisión. Los hijos deben someterse a sus padres (Efe. 6:1-3). Los jóvenes deben ser sumisos a los mayores (1 Pe. 5:5). Las esposas deben someterse a sus maridos (1 Pe. 3:1-2). Los miembros de las iglesias locales deben someterse a los ancianos que los supervisan y gobiernan sobre ellos (Heb. 13:17; Hch. 20:28). Los pastores locales deben someterse plenamente al Príncipe de los pastores (1 Pe. 5:1-4). En resumen, todos los cristianos, incluidos aquellos en posiciones de liderazgo, deben “someterse unos a otros, y revestíos de humildad, porque ‘Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes’” (1 Pe. 5:5). Y sí, Dios espera que Su pueblo se someta humildemente “a toda autoridad humana“, ya sea a reyes o a amos de esclavos (1 Pe. 2:13,18, NIV).

Sumisión con un propósito superior

Dios no creó la práctica de la esclavitud. Además, las instrucciones inspiradas de Pablo con respecto a la sumisión de un esclavo a su amo no fueron dadas porque Dios favorezca a un amo sobre su esclavo (Gál. 3:28), o porque simplemente quiera que algunas personas tengan una vida más difícil que otras. El propósito específico que Pablo dio para que los esclavos cristianos se sometieran a sus amos paganos fue “para que no sea blasfemado el nombre de Dios y la doctrina” (1 Tim. 6:1).

Imagine si esclavo tras esclavo cristiano en el siglo I se hubiera vuelto menos sumiso a sus amos a medida que aprendían más sobre la igualdad de toda la humanidad (Gén. 1:26-27). Considere cómo la reputación del cristianismo habría sido gravemente dañada ante los ojos del mundo incrédulo si Pablo hubiera enseñado explícitamente que todos los esclavos debían ser liberados. Como señaló William Barclay: “Que la iglesia hubiera alentado a los esclavos a rebelarse y levantarse contra sus amos habría sido fatal. Simplemente habría provocado una guerra civil, asesinatos masivos y el completo descrédito de la iglesia”14.

Dios, en Su infinita sabiduría, ordena a todos los hombres hacer todo lo posible por la causa de Cristo en la situación en la que se encuentren. “Cada uno en el estado en que fue llamado, en él se quede. ¿Fuiste llamado siendo esclavo? No te dé cuidado; pero también, si puedes hacerte libre, procúralo más. Porque el que en el Señor fue llamado siendo esclavo, liberto es del Señor; asimismo el que fue llamado siendo libre, esclavo es de Cristo” (1 Cor. 7:20-23)15. Ya sea que una persona se convierta en cristiana estando en la esclavitud o en un matrimonio terrible, Dios quiere que Su pueblo cambie desde adentro hacia afuera y tenga un impacto espiritual positivo en los demás. Sean obedientes a los padres, esposos, autoridades gubernamentales y sí, incluso a los dueños de esclavos. “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mat. 5:16). En lugar de dar motivos a las personas para maldecir a Cristo y Su doctrina, sean obedientes con todos aquellos en posiciones de autoridad “por causa del Señor” (1 Pe. 2:13). Sean honorables en todo momento para que puedan “hacer callar la ignorancia de los hombres insensatos” y “glorifiquen a Dios en el día de la visitación, al considerar vuestras buenas obras” (1 Pe. 2:15,12; cf. 3:1-2). En resumen, “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo” (1 Pe. 5:6)16.

Llevar la enseñanza de Pablo a su conclusión lógica

Con el tiempo, con la difusión del cristianismo (cf. Hch. 19:10, 26; 21:20) y con un número creciente de amos de esclavos convirtiéndose al cristianismo, las vidas físicas de muchos esclavos habrían mejorado drásticamente. A medida que los dueños de esclavos con corazones honestos y buenos (1) aprendían a amar al Señor con todo su corazón, alma, mente y fuerzas, y (2) a amar a su prójimo (incluidos sus esclavos) como a sí mismos (Mat. 22:36-40), abandonarían las “amenazas” (Efe. 6:9). Al reflexionar los dueños de esclavos cristianos en el tema de tratar a los demás como querían ser tratados (Mat. 7:12), darían a sus esclavos “lo que es justo y recto“, sabiendo que ellos también tenían un Amo en el cielo (Col. 4:1). A medida que los dueños de esclavos se sometían a Cristo, serían transformados por el Evangelio, aprendiendo a “amarse los unos a los otros con amor fraternal”, con todos (Rom. 12:2,10), incluyendo a todos los que los servían. En resumen, lejos de respaldar la esclavitud pecaminosa, las enseñanzas de Pablo, llevadas a su conclusión lógica, eventualmente llevarían a amos y funcionarios gubernamentales en busca de la verdad a ayudar a poner fin a cualquier tipo de esclavitud cruel y pecaminosa17.

Tomado de: Did Paul Endorse Slavery? https://apologeticspress.org/did-paul-endorse-slavery-5496/

Referencias

1 “History of Slavery” (no date), History World, www.historyworld.net/wrldhis/PlainTextHistories.asp?historyid=ac41.

2 “Code of Hammurabi, King of Babylon” (no date), https://archive.org/stream/cu31924060109703/cu31924060109703_djvu.txt.

3 Walter Scheidel (2007), “The Roman Slave Supply,” p. 6, https://www.princeton.edu/~pswpc/pdfs/scheidel/050704.pdf.

4 Scheidel, pp. 3-6.

5 Frederick William Danker, William Arndt, and F.W. Gingrich (2000), Greek-English Lexicon of the New Testament (Chicago: University of Chicago), p. 260.

6 John Simkin (2014), “Slavery in the Roman Empire,” Spartacus Educational, http://spartacus-educational.com/ROMslaves.htm.

7 Simkin.

8 Scott Greenberg (no date), Tax Foundation, https://taxfoundation.org/tax-freedom-day-2016-april-24/.

9  “Conscription,” Merriam-Webster.com, https://www.merriam-webster.com/dictionary/conscription, énfasis añadido.

10 “Who Must Register” (2008), Selective Service System, https://web.archive.org/web/20090507213840/http://www.sss.gov/FSwho.htm.

11 Nota del traductor: en inglés, el autor define “endorse”. “Endorse,” Merriam-Webster.com, https://www.merriam-webster.com/dictionary/endorse.

12 Danker, et al., p. 76.

13 Todo el texto en cursiva en las citas de las Escrituras se ha añadido para enfatizar.

14 William Barclay (1956), The Letters to Timothy, Titus, and Philemon (Philadelphia: Westminster), p. 141.

15 Nota del traductor: la cita en el original es incorrecta “(1 Cor. 7:21-23)”.

16 Nota del traductor: la cita en el original es incorrecta “(1 Pe. 2:6)”.

17 Para obtener una respuesta más extensa a preguntas sobre la esclavitud, y especialmente la esclavitud en el Antiguo Testamento, consulte a Kyle Butt (2005), “Defending the Bible’s Position on Slavery,” Reason & Revelation, 25[6]:41-47, June, https://www.apologeticspress.org/pub_rar/25_6/0506.pdf.


Published

A copied sheet of paper

REPRODUCTION & DISCLAIMERS: We are happy to grant permission for this article to be reproduced in part or in its entirety, as long as our stipulations are observed.

Reproduction Stipulations→