Menu

¿Mintió Elías?

Cuando Ben-adad, el rey de Siria, hizo guerra contra Israel, el profeta Eliseo advirtió una y otra vez al rey israelita (Joram) cómo evitar a su enemigo. Cuando Ben-adad se enteró de que Eliseo era quien mantenía informado al rey de Israel, mandó “un gran ejército” para arrestar al profeta de Dios (2 Re. 6:13-14).

Cuando Eliseo vio al ejército sirio, oró para que el Señor los cegara, y así sucedió. Luego, el profeta les dijo a los sirios cegados: “No es este el camino, ni es esta la ciudad; seguidme, y yo os guiaré al hombre que buscáis” (2 Re. 6:19). Eliseo los condujo hasta Samaria, la capital de Israel. Solo después de que los sirios estuvieron dentro de Samaria, Dios les devolvió la vista. Sin duda, fue en ese momento cuando Eliseo se reveló ante los sirios.

La pregunta que muchos se plantean es: “¿Eliseo, como profeta de Dios, mintió?” En lugar de revelarse a los sirios cuando los encontró por primera vez, dijo: “No es este el camino, ni es esta la ciudad; seguidme y yo os guiaré al hombre que buscáis. Y los llevó a Samaria” (6:19, LBLA). Los críticos de la Biblia alegan que Eliseo mintió (cf. McKinsey, 2000, p. 542), mientras que muchos creyentes también cuestionan la ética de la situación. ¿Cometió pecado Eliseo en su trato con los sirios?

En primer lugar, los estudiantes de la Biblia deben recordar que todas las personas que han vivido, excepto Cristo, han pecado (Rom. 3:10, 23; 1 Pe. 2:22). Sí, todas las personas piadosas mencionadas en la Biblia pecaron en varias ocasiones a lo largo de sus vidas. Incluso los hombres inspirados, incluyendo a Moisés, David y Pedro, pecaron en ocasiones. [NOTA: Los portavoces inspirados y los escritores comunicaron con precisión la revelación sobrenatural del Espíritu cuando Él los “inspiró” (2 Pe. 1:20-21), pero la inspiración no era un proceso sobrenatural las 24 horas del día que protegía a esos hombres inspirados de poder pecar en algún momento]. Sin duda, en diferentes momentos de su vida, Eliseo pecó contra Dios. Por lo tanto, ya sea que Eliseo mintiera en esta ocasión o no, definitivamente falló en algún momento de su vida.

Dicho esto, también debemos recordar que hay una diferencia entre mentir y (1) no revelar todo lo que se sabe (por ejemplo, Juan 6:64, 70-71), (2) desviar la atención, (3) engañar a un enemigo durante tiempos de guerra (por ejemplo, Jue. 7:1-22), etc. Si un soldado en una trinchera coloca su sombrero en un palo y lo levanta en el aire para ver si el enemigo dispara, ¿ha engañado al enemigo de forma pecaminosa? Intentó hacer que el enemigo pensara que su cabeza estaba bajo el sombrero, pero esa estratagema de guerra no es una mentira. Si los soldados se hacen pasar por el enemigo vistiendo los uniformes enemigos mientras se infiltran en el campamento, ¿han sido astutos para obtener ventaja? Sí. ¿Han mentido? No. ¿Cuántas cosas verdaderas, aunque flagrantemente elusivas, pueden decir un esposo y una esposa apasionados a su hijo que encuentra la manera de entrar en su habitación en medio de la noche? Hay muchas formas nobles de responder preguntas sin revelar exactamente lo que alguien quiere saber.

Cuando los sirios invadieron Israel para encontrar y arrestar al profeta de Dios, Eliseo se les presentó, sin revelarse primero a sus enemigos ciegos. En lugar de eso, les dijo que lo siguieran y los llevaría al que buscaban. Finalmente, se reveló ante ellos, pero solo después de haberlos conducido a Samaria y de que les devolvieran la vista. ¿Engañó Eliseo a sus perseguidores? Sí. Pero el engañar a soldados enemigos, intrusos u otros que puedan querernos hacer daño no equivale necesariamente a mentir. Cuando Dios envió a Samuel a Belén con el propósito de ungir a David como el próximo rey de Israel, Samuel mencionó que Saúl lo mataría si se enteraba. La respuesta de Dios fue: “Toma contigo una becerra de la vacada, y di: A ofrecer sacrificio a Jehová he venido. Y llama a Isaí al sacrificio, y yo te enseñaré lo que has de hacer; y me ungirás al que yo te dijere. Hizo, pues, Samuel como le dijo Jehová ” (1 Sam. 16:2-4, énfasis añadido). Cuando los ancianos de Belén le preguntaron a Samuel si venía en paz, el profeta respondió: “Sí, vengo a ofrecer sacrificio a Jehová” (16:5). ¿Era el sacrificio el propósito principal de la visita de Samuel a Belén? No. Pero Samuel no estaba obligado a revelar a sus interlocutores la razón central de su visita. Simplemente les reveló un motivo secundario de su llegada a la ciudad.

Dios no aprueba la mentira (Pro. 6:16-17; Efe. 4:25). Nunca hay una razón justificable para no ser veraz (ver Colley, 2010). Un esposo no puede mentir sobre tener esposa. Un niño no puede mentir a sus padres. Un cristiano no puede mentir sobre ser seguidor de Cristo (ya sea para escapar de la muerte u por cualquier otra razón). Como cristianos debemos ser “mansos como palomas“. Pero también debemos ser “astutos como serpientes” (Mar. 10:16). El pueblo de Dios no está obligado a contar a otros todo lo que saben. Y, como Samuel, es posible que solo revelemos motivos secundarios para ciertas cosas que hacemos, especialmente si al hacerlo (1) seguimos siendo honestos y (2) tenemos motivos piadosos para no divulgar todos los hechos en una ocasión determinada.

Las Escrituras no indican claramente si Eliseo mintió a los sirios o no. (De toda la comunicación que probablemente tuvo lugar entre ellos, solo se registra una línea en las Escrituras; 2 Re. 6:19). Si Eliseo mintió, ese pecado no reflejaría mal en Dios ni en la Biblia, “por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Rom. 3:23). Aun así, debemos tener cuidado de no reaccionar exageradamente a lo que hizo Eliseo. En tiempos de guerra, él guio estratégicamente a sus “prisioneros” asignados por Dios hacia “la ciudad” de su elección, donde les revelaría a “Eliseo”.

REFERENCIAS

Colley, Caleb (2010), “Defending the Biblical Truth Against Lying,” Apologetics Press, https://www.apologeticspress.org/APContent.aspx?category=13&article=2843.

McKinsey, Dennis (2000), Biblical Errancy (Amherst, NY: Prometheus).

Tomado de: Did Elisha Lie? https://apologeticspress.org/did-elisha-lie-695/ a través de @apopress


Published

A copied sheet of paper

REPRODUCTION & DISCLAIMERS: We are happy to grant permission for this article to be reproduced in part or in its entirety, as long as our stipulations are observed.

Reproduction Stipulations→