Menu

¿”Jesús “no pudo hacer allí ningún milagro”?

Según Marcos 6:5, mientras Jesús estaba en su ciudad natal, Nazaret, “no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos” (énfasis añadido). Basándose en esta declaración, algunos han concluido que Jesús debía carecer del poder para hacer todo tipo de milagros en su ciudad natal[1]. Se afirma que Jesús no era Dios y que la descripción de la Biblia sobre Él es contradictoria.

¿Tienen razón los escépticos? ¿Presenta el relato de Marcos un problema para los cristianos que creen que la Biblia es la Palabra de Dios inspirada e inerrante y que Jesús es divino?

¿Una cuestión de incapacidad o de circunstancia?

Alguna vez usted ha dicho la frase “No pude hacerlo”? Tal vez intentó abrir un frasco cerrado con fuerza, pero simplemente “no pudo hacerlo”. Quizás intentó correr un maratón, pero se detuvo por agotamiento a mitad de la carrera. Más tarde, reflexionó sobre la carrera y le dijo a alguien: “simplemente no pude hacerlo”. Frases hechas en este contexto indican claramente que una persona físicamente no puede llevar a cabo las tareas que tiene ante sí.

Sin embargo, también es posible decir “no pude hacerlo” y querer decir algo muy diferente. Supongamos que un entrenador de fútbol americano lleva la delantera de 50-0 durante el medio tiempo del partido y algunos aficionados le ruegan que “les marque cien puntos”. Pero el entrenador responde: “No puedo hacer eso”. Aunque es probable que tenga la capacidad de anotar 80 o 100 puntos, la situación demanda que no intente seguir su plan de juego normal. El entrenador elige ajustar su estrategia y ganar de una manera más amable.

Considere también al abuelo adinerado que viaja para visitar a su nieto en su cumpleaños número doce. Aunque había planeado darle a su nieto $50, después de ver lo irrespetuoso, ingrato y consentido que el niño se ha vuelto, decide no darle nada. Al despedirse, el abuelo le dice a su hija: “Simplemente no pude darle nada a un nieto tan insolente”. Obviamente, esta afirmación no significa que el abuelo no fue capaz literalmente de darle algo a su nieto, sino que las circunstancias hicieron que no pudiera permitirse hacer algo más que presentarse en la fiesta de cumpleaños del niño.

El simple hecho es que cuando algo “no se puede hacer”, puede tener mucho que ver con las circunstancias presentes y no con la incapacidad de alguien para llevar a cabo la acción. En realidad, los escépticos no solo son incapaces de probar que Jesús realmente carecía de poder y habilidad en Nazaret, sino que el contexto inmediato y los pasajes paralelos en Mateo y Lucas indican que la restricción que Jesús mostró voluntariamente fue resultado de la situación particular en su ciudad natal.

Considere los muchos milagros asombrosos de Jesús que Marcos relata en los capítulos cinco y seis de su narración del evangelio. En Marcos 5, Jesús sana a un hombre poseído por demonios, así como a una mujer con un flujo de sangre continuo. Luego resucita a una niña de doce años. En Marcos 6:7-56, Jesús otorga poder a los doce apóstoles sobre los espíritus inmundos, para que pudieran “expulsar muchos demonios y ungir con aceite a muchos enfermos y sanarlos” (6:7, 13). Más tarde, Jesús alimenta milagrosamente a 5000 hombres (además de las mujeres y niños; Mat. 14:21), con solo cinco panes y dos peces. Luego camina sobre el agua. Marcos 6 concluye con estas palabras: “Y dondequiera que [Jesús] entraba, en aldeas, ciudades o campos, ponían en las calles a los que estaban enfermos, y le rogaban que les dejase tocar siquiera el borde de su manto; y todos los que le tocaban quedaban sanos“.

El relato de Marcos sobre los milagros limitados de Jesús en Nazaret está inmerso en un contexto general en el que Él realiza todo tipo de milagros, incluyendo resucitar a alguien de entre los muertos. Además, Jesús realmente “pudo” sanar a “algunas personas enfermas” en Nazaret (6:5). Teniendo en cuenta todos estos hechos, al menos deberíamos cuestionar seriamente la conclusión de los críticos de que Jesús simplemente no tenía suficiente poder para realizar más milagros en su ciudad natal. El contexto general del pasaje testifica implícitamente una conclusión diferente: Jesús eligió no realizar más milagros en Nazaret debido a las circunstancias.

A pesar de que Jesús pronunció palabras asombrosas de sabiduría (Mar. 6:2) como “ningún hombre” (Juan 7:46; Mat. 7:28-29), y aunque realizó “milagros” (Mar. 6:2), incluyendo la curación de algunos de los enfermos de Nazaret (6:5), en general, la población no creyó que Él fuera el Mesías profetizado (Luc. 4:16 en adelante). Los habitantes no solo lo rechazaron (a pesar de los prodigios que ya había realizado), sino que estaban tan enfurecidos por sus enseñanzas que “le echaron fuera de la ciudad” y “le llevaron hasta la cumbre del monte sobre el cual estaba edificada la ciudad de ellos, para despeñarle” (Luc. 4:29). Ante esa incredulidad tan obstinada, Jesús “estaba asombrado” (Mar. 6:6).

Jesús sabía que más milagros no eran la respuesta. Él proporcionó pruebas suficientes para que la gente de su ciudad natal llegara a la conclusión racional de que Él no era simplemente el hijo de José y María, sino que era Aquel sobre quien Isaías profetizó que “estaría el Espíritu del Señor” (Luc. 4:18). Sin embargo, de todas formas, lo expulsaron de la ciudad. Él era el Mesías profetizado que realizaba milagros, pero parece que ninguna cantidad de pruebas cambiaría la incredulidad de Nazaret.

En resumen, las circunstancias de incredulidad en Nazaret hicieron que se afirmara, “Y no pudo hacer allí ningún milagro” (Mar. 6:5). Quizás solo unas pocas personas se molestaron en acercarse a Jesús para ser sanadas. O tal vez otros se acercaron a Jesús, pero lo hicieron de manera deshonesta y burlona. Sea cual sea el caso, Jesús decidió no hacer más milagros en Nazaret de los que hizo (antes de que lo expulsaran de la ciudad). Por lo tanto, el problema en Nazaret no radicaba en la falta de poder de Cristo, sino en la firme incredulidad de los habitantes (y todo lo que ello conllevaba).

Referencias

1 Vea “Jesus is a False Messiah” (2016), www.evilbible.com/do-not-ignore-the-old-testament/jesus-is-a-false-messiah. See also Steve Wells (2016), “How Much Power Did Jesus Have?” www.skepticsannotatedbible.com/contra/power.html.


Published

A copied sheet of paper

REPRODUCTION & DISCLAIMERS: We are happy to grant permission for this article to be reproduced in part or in its entirety, as long as our stipulations are observed.

Reproduction Stipulations→