Menu

¿Habló Jesús realmente con el centurión?

P:

Al comparar los dos relatos de la sanación del siervo del centurión por parte de Jesús, Mateo indica que el centurión se acercó personalmente a Jesús. Al mismo tiempo, Lucas explica que envió a otros para rogarle a Jesús en nombre suyo (y del siervo). ¿Cómo pueden ser ciertos ambos relatos?

R:

Los relatos en cuestión se encuentran en Mateo 8:5-13 y Lucas 7:1-10. Efectivamente, Mateo indica que “entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole” (Mat. 8:5). Por otro lado, Lucas señala que cuando el centurión “oyó hablar de Jesús, le envió unos ancianos de los judíos, rogándole que viniese y sanase a su siervo” (Lucas 7:3; cf. 7:6). ¿Exigen las diferencias en estos relatos que los consideremos contradictorios, o se pueden armonizar razonable y justamente?

Para ayudar a responder esta pregunta, consideremos un escenario en el que el presidente de los Estados Unidos envía a dos personas de su administración a tu casa con una invitación oficial para cenar en la Casa Blanca. ¿Qué podrías contarles honestamente a tus amigos sobre este encuentro? A uno de ellos podrías darle todos los detalles, describiendo a las dos personas que vinieron a tu casa, lo que te dijeron y cómo les respondiste, etc. A otro amigo, simplemente podrías decirle: “El presidente me ha invitado a cenar en la Casa Blanca, ¡y le dije que sí!”. Las dos versiones diferentes que cuentas son totalmente distintas, pero ambas son verdaderas. ¿Cómo puede ser veraz la segunda versión? Porque “quien actúa a través de otro se considera en la ley como si lo hiciera él mismo”1, un principio legal (conocido como “ley de la agencia”2) que miles de millones de personas en todo el mundo han comprendido y aceptado durante milenios3.

Aunque a algunos les pueda no gustar y a otros (que constantemente gritan “contradicción bíblica”) les puede “no importar”4, el hecho es que los escritores de la Biblia frecuentemente (y lógicamente) emplearon este ampliamente practicado y aceptado principio legal de representación en la redacción de las Escrituras. Antes de volver nuestra atención a la interacción del centurión con Jesús, consideremos algunos ejemplos (de los muchos) del “la ley de la agencia” en las Escrituras.

  • Moisés escribió sobre José, quien ocupaba el segundo puesto más alto en todo Egipto (Gén. 41:37-44), realizando repetidamente cosas que sin duda fueron ordenadas por él y no realizadas literalmente por él mismo. El texto dice que José “Y él reunió todo el alimento de los siete años de abundanciay guardó alimento en las ciudades, poniendo en cada ciudad el alimento del campo de sus alrededores. Recogió José trigo como arena del mar, mucho en extremo, hasta no poderse contar, porque no tenía número” (Gén. 41:48-49). Más adelante, “abrió José todo granero donde había, y vendía a los egipcios” (Gén. 41:56). “José” también “recogiótodo el dinero que había en la tierra de Egipto y en la tierra de Canaán, por los alimentos que de él compraban; y metió José el dinero en casa de Faraón” (Gén. 47:14). Además, “José les dio” y “les sustentó” a los egipcios “de pan por todos sus ganados aquel año” (Gén. 47:17). La mayoría de las personas entienden con facilidad y acertadamente que todas estas declaraciones se hacen en vista de la autoridad de José y no como si él personalmente llevara a cabo cada una de estas tareas individuales (en nombre de cientos de miles, o tal vez millones de personas). Se puede afirmar con verdad que lo que José autorizó y ordenó, “él lo hizo”. Al igual que todo tipo de líderes en el pasado y en el presente, José era considerado responsable en última instancia del éxito o el fracaso de Egipto (al menos durante los siete años de abundancia y los siete años de hambruna, según Génesis 41:1-47:26). Todas esas acciones realizadas en nombre de José se hicieron (en un sentido muy real) “por José”.
  • En cierto momento, José recordó a sus hermanos que lo habían vendido “a Egipto” (Gén. 45:4), aunque técnicamente lo habían vendido a los madianitas (Gén. 37:36), quienes a su vez lo vendieron en Egipto. Casi 2000 años después, Esteban usó el mismo lenguaje de José para describir cómo sus hermanos lo vendieron “a Egipto” en Hechos 7:9. Verdaderamente, este tipo de expresión se usaba, se entendía y era perfectamente aceptable entre los israelitas durante 2000 años.
  • Los escritores de los Evangelios utilizan con frecuencia este lenguaje legal aceptable a lo largo de sus relatos sobre la vida de Cristo. Por ejemplo, Juan escribió que “los fariseos habían oído decir: Jesús hace y bautiza más discípulos que Juan (aunque Jesús no bautizaba, sino sus discípulos)” (Juan 4:1-2).
  • Antes de la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén durante la última semana de su vida, Mateo, Marcos y Lucas indican que Él instruyó a dos de sus discípulos, diciendo: “Idhallaréis un pollino atadoy traedlo” (Luc. 19:30; Mat. 21:2; Mar. 11:2). Los discípulos luego “trajeron el pollino a Jesús, y echaron sobre él sus mantos, y se sentó sobre él” (Mar. 11:7; cf. Mat. 21:7; Luc. 19:35). Sin embargo, cuando Juan aborda brevemente estos mismos eventos, simplemente menciona: “Y halló Jesús un asnillo, y montó sobre él” (Juan 12:14). ¿Obtuvo Jesús personalmente el burro? No. Sin embargo, lo que Jesús ordenó, “lo hizo” (en el sentido de la “ley de la agencia”).
  • Uno de los ejemplos más conocidos de este tipo de lenguaje se encuentra en Hechos 1:18. Lucas menciona que Judas “con el salario de su iniquidad adquirió un campo“, pero literalmente fueron los principales sacerdotes quienes utilizaron las 30 piezas de plata devueltas por el difunto Judas para comprar el campo del alfarero (Mat. 27:3-10).

Los relatos de Jesús hablando “con el centurión” pueden ser fácilmente armonizados al considerar que (1) “quien actúa a través de otro se considera en la ley como si lo hiciera él mismo”; y (2) los escritores bíblicos frecuentemente utilizaron este lenguaje a lo largo de las Escrituras. ¿Suplicó el humilde centurión5 a Jesús a través de los ancianos judíos (en Luc. 7:3) y a través de sus amigos (en Luc. 7:6)? Sí. ¿Respondió Jesús al centurión a través de estos mismos hombres? Ciertamente parece que sí (Mat. 8:7; Luc. 7:3-9). ¿Es posible también que en algún momento el centurión se haya acercado personalmente al lugar donde Jesús y la multitud estaban en Capernaúm, pero no necesariamente en la presencia inmediata de Jesús? Sí. Y, aunque no es necesario, ¿podría ser que Jesús también haya pasado brevemente por alto al intermediario y haya hablado directamente con el centurión? En efecto, eso es posible.

Mientras que Mateo brinda una visión más resumida de la interacción entre Jesús y el centurión, omitiendo los detalles técnicos sobre aquellos enviados en nombre del centurión (Luc. 7:3-8), Lucas incluye esos detalles. Por otro lado, mientras que Mateo incluye más del discurso contundente de Jesús en esta ocasión (Mat. 8:10-13), Lucas lo presenta de forma muy abreviada (Luc. 7:9). Como era de esperar de dos escritores honestos e independientes, tenemos dos relatos diferentes (¡pero armoniosos!).

Tomado de: Did Jesus Actually Speak to the Centurion? https://apologeticspress.org/did-jesus-actually-speak-to-the-centurion/

Referencias

1De la máxima latina: “Qui facit per alium, facit per se”.

2 Vea “Agency Law and Legal Definition” (2021), USLegal, https://definitions.uslegal.com/a/agency/.

3 Si un hombre contrata a un asesino para matar al presidente, tanto el asesino como el hombre que lo contrató serían culpables de asesinato. De hecho, es probable que al “hombre detrás del asesinato” (quien no disparó el gatillo pero lo planeó y financió) se le procesara en mayor grado y se le impusiera una sentencia más severa al ser encontrado culpable “de asesinato”. En efecto, “quien actúa a través de otro se considera en la ley como si lo hiciera él mismo”.

4 Es decir, parecen no estar dispuestos a escuchar ninguna posible explicación que potencialmente absuelva a los escritores de la Biblia de error.

5 Como soldado romano al mando de 100 hombres, estaría acostumbrado a “hacer cosas” a través de los soldados bajo su mando.


Published

A copied sheet of paper

REPRODUCTION & DISCLAIMERS: We are happy to grant permission for this article to be reproduced in part or in its entirety, as long as our stipulations are observed.

Reproduction Stipulations→