Menu

¿Es Efesios 5:22 una razón para rechazar al Dios de la Biblia?

Según The Telegraph de Londres, uno de los “10 peores pasajes bíblicos” es Efesios 5:22, donde Pablo enseñó: “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor1. En su libro: God: The Most Unpleasant Character in All Fiction [“Dios: El personaje más desagradable de toda la ficción”], Dan Baker tituló simplemente el capítulo nueve como “Misógino”. Barker afirmó: “Las mujeres son de segunda clase. Debido a la insubordinación de Eva, se vio obligada a depender del hombre. A partir de entonces, todas las mujeres son inferiores, así dice la Biblia”2.

¿Es realmente misógino Dios? ¿Enseña la Biblia que las mujeres son inferiores a los hombres? ¿Y las mujeres, según las Escrituras, tienen que “sujetarse a sus esposos”?

Antes de responder a estas preguntas (lo cual nos complace hacer), hagamos una pausa momentánea para preguntarnos qué valor atribuye la evolución atea y darwiniana a las mujeres. De hecho, Charles Darwin escribió en The Descent of Man [“La descendencia del hombre”] que “la principal distinción en las facultades mentales de los dos sexos se muestra por el hecho de que el hombre alcanza una posición superior en todo lo que emprende en comparación con la mujer, ya sea que se requiera pensamiento profundo, razón, imaginación o simplemente el uso de los sentidos y las manos… El promedio del poder mental en el hombre debe estar por encima del de la mujer… En última instancia, el hombre se ha vuelto superior a la mujer”3. La Biblia nunca enseña que los hombres sean más valiosos que las mujeres, ni que los hombres deban usar sus “facultades mentales” y fuerza física para obligar a las mujeres a hacer lo que deseen. Sin embargo, cuando se lleva la evolución atea a su conclusión lógica, entonces “el más fuerte domina” y los “más aptos” sobreviven y dominan para explotar y someter a los más débiles a su propio placer. Los ateos simplemente carecen de fundamentos morales lógicos sobre los cuales basar un argumento racional de por qué los hombres deben tratar a las mujeres con amor y respeto.

Por otro lado, si Dios existe y la Biblia es su palabra, entonces un fiel hombre de Dios amará y valorará a las mujeres. Después de todo, el Dios de la Biblia ama a las mujeres. Él ama “al mundo” (Juan 3:16), que está lleno de hombres y mujeres. Él creó a las mujeres (al igual que a los hombres) “a su imagen” (Gén. 1:26-27). Cuando Dios se hizo carne y habitó entre la humanidad, mostró gran compasión hacia las mujeres (Luc. 11:11-15; Juan 4:1-42; 19:25-27). Él ama tanto a las mujeres que les ofrece gratuitamente (como a los hombres) vida eterna a través de la muerte sacrificial de Jesús (Juan 3:16; Luc. 24:47; Rom. 1:16). “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” (Gál. 3:28). Los esposos y esposas cristianos son “coherederos de la gracia de la vida” (1 Pe. 3:7). En verdad, hombres y mujeres son iguales en su valor ante Dios.

Además, Dios no solo ama a las mujeres, sino que también ordena a los hombres amar, valorar, proteger y honrar a las mujeres. A la iglesia de Colosas, Pablo escribió: “Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas” (Col. 3:19). A los esposos en Éfeso les ordenó: “amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ellaAsí también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se amacada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo” (Efe. 5:25, 28, 33). Pedro escribió que los esposos deben convivir con sus esposas “sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil” (1 Pe. 3:7)4.

Entonces, ¿cuál es el principal problema que los ateos y los escépticos tienen (especialmente en el siglo XXI) con las enseñanzas bíblicas sobre hombres y mujeres? En gran medida, es que Dios creó dos (y solo dos) sexos diferentes con roles distintos en el hogar y en la iglesia. Sin embargo, el omnisciente, omnipotente, perfectamente santo, amoroso y justo Creador del Universo tiene todo el derecho de definir los roles de su creación. Un hombre puede no estar de acuerdo en que no fue creado con la habilidad anatómica y fisiológica de llevar un bebé en el útero durante nueve meses, dar a luz o amamantar a un recién nacido. Puede preferir ser un seguidor en la familia en lugar de ser el valiente líder que Dios espera que sea (1 Cor. 11:3). Puede desear que no se le haya asignado el papel de protector abnegado (Efe. 5:25). Si se le diera la elección, es posible que prefiera tomar lo que percibe (de manera ingenua) como el “papel más fácil” y simplemente “sujetarse” a su esposa, permitiendo que ella asuma la responsabilidad y no sentir la presión de ser el líder de la familia.

Los niños pueden quejarse de que su Creador es injusto porque deben “obedecer a sus padres” (Efe. 6:1). Los adolescentes pueden pensar que es bastante ignorante tener que sujetarse a personas mayores (1 Pe. 5:5) “que ni siquiera saben cómo usar un teléfono inteligente”. Un hombre soltero sin hijos puede despreciar a Dios porque la Biblia detalla que no está calificado para ser anciano o diácono en la iglesia local (1 Tim. 3:1-13; Tit. 1:5-9), ¡aunque sea multimillonario y CEO de una empresa Fortune-500! “¿Cómo puede ser que un agricultor pobre y casado con 10 hijos esté más calificado para servir como anciano en una iglesia local que un soltero multimillonario?”

De manera similar, una mujer puede no estar de acuerdo con que Pablo escribiera que “Cristo es la cabeza de todo varón” y “el varón es la cabeza de la mujer” (1 Cor. 11:3). Puede argumentar que la enseñanza bíblica de la autoridad del hombre sobre la mujer (Gén. 3:16) y el mandamiento de que las esposas se “sujeten” a sus esposos “la convirtieron en ateísta”. Puede despreciar abiertamente al cristianismo ya que, en la iglesia, el apóstol Pablo enseñó: “No permito que la mujer enseñe al hombre y ejerza autoridad sobre él; debe mantenerse ecuánime5. Porque primero fue formado Adán, y Eva después. Además, no fue Adán el engañado, sino la mujer; y ella, una vez engañada, incurrió en pecado” (1 Tim. 2:12-14, NVI)6. Sin embargo, nada de esto prueba que Dios no exista o que la Biblia no sea su revelación inspirada para la humanidad. Solo demuestra lo que siempre ha sido cierto: la mayoría de las personas hacen “lo que les parece correcto” (cf. Jue. 17:6; 21:25). Como niños mimados que se enojan con sus padres (cuyas reglas consideran “injustas” y no comprenden su sabiduría), las personas orgullosas se enfadan con su “Padre” celestial. La mayoría de las personas se niegan a someterse a la voluntad de su Creador. La mayor parte de la humanidad no logra “humillarse bajo la poderosa mano de Dios” (1 Pe. 5:6). No debería sorprendernos entonces que las mismas almas que se niegan a “reconocer a Dios” (Rom. 1:28) y a someterse a Él, también menosprecien Su Palabra, especialmente aquellos pasajes que requieren una sumisión humilde y respetuosa de las esposas hacia sus esposos.

Tomado de: Is Ephesians 5:22 a Reason to Reject the God of the Bible? https://apologeticspress.org/is-ephesians-522-a-reason-to-reject-the-god-of-the-bible/.

Referencias

1 “Top 10 Worst Bible Passages” (2009), Telegraph, https://www.telegraph.co.uk/news/religion/6120373/Top-10-worst-Bible-passages.html.

2 Dan Barker (2016), God: The Most Unpleasant Character in All Fiction (New York: Sterling), p. 99.

3 Charles Darwin (1871), The Descent of Man and Selection in Relation to Sex (New York: The Modern Library, reprint), pp. 873-874, énfasis añadido.

4 Para más información sobre “The Biblical View of Women,” vea el artículo de Kyle Butt en 2011 con ese título en https://apologeticspress.org/APContent.aspx?category=13&article=3654.

5 1 Timoteo 2:12 también fue incluido en la lista de the Telegraph del “Top 10 de los Peores Pasajes Bíblicos”, https://www.telegraph.co.uk/news/religion/6120373/Top-10-worst-Bible-passages.html.

6 Para leer más acerca del rol de la mujer en la iglesia, vea Dave Miller (2014), “Male and Female Roles: Gender in the Bible,” Apologetics Press, https://www.apologeticspress.org/APContent.aspx?category=11&article=5007&topic=389.


Published

A copied sheet of paper

REPRODUCTION & DISCLAIMERS: We are happy to grant permission for this article to be reproduced in part or in its entirety, as long as our stipulations are observed.

Reproduction Stipulations→