Menu

¿Cuándo Fue Jesús a Egipto?

La mayoría de los conocedores de biblia que están familiarizados con los pocos detalles que las Escrituras proveen sobre la vida temprana de Jesús son conscientes del hecho que, después de la visita de los magos, Mateo indica que José y María tomaron a Jesús y huyeron a Egipto por mandato de Dios (Mat. 2:13-14). Más tarde, después de la muerte de Herodes, la familia de Jesús salió de Egipto hacia Nazaret, donde se establecieron (Mat. 2:19-23). Sin embargo, según algunos, el relato de Lucas sobre la vida temprana de Jesús contradice al de Mateo (Wells, 2011; cf. Ehrman, 2005, p. 10). Lucas indica que después del nacimiento de Jesús, y una vez que se completaron los días de “purificación según la ley de Moisés” de María (2:22), que habría sido aproximadamente seis semanas después del nacimiento de Jesús (Lev. 12:3-4), José y María llevaron a Jesús al templo en Jerusalén (Luc. 2:22-38). El médico inspirado luego escribe: “Después de haber cumplido con todo lo prescrito en la ley del Señor, volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret” (Luc. 2:39, énfasis añadido). Dado que Lucas no menciona nada sobre Egipto, y Mateo no dice nada sobre un viaje a Nazaret poco después del nacimiento de Jesús, supuestamente o Mateo o Lucas deberían estar equivocados.

La alegación de que los relatos de Mateo y Lucas son contradictorios se basa en una suposición: el escéptico asume que Mateo y Lucas incluyeron todos los movimientos de la familia de Jesús durante los primeros años de su vida. Sin embargo, la realidad es que esa conjetura no puede sostenerse lógicamente a menos que ambos escritores inspirados hayan declarado escribir relatos exhaustivos y cronológicos de todo lo que hizo Jesús. Ninguno de los escritores hizo esa declaración (cf. Juan 21:25).

¿Podría ser que José, María y Jesús “regresaron a Galilea, a su ciudad de Nazaret” (Luc. 2:39) antes de ir a Egipto, y luego, después de viajar a y desde Egipto, regresaron nuevamente a Nazaret (Mat. 2:23)? El Espíritu Santo ciertamente podría haber inspirado a Mateo a escribir su relato veraz de una parte de la vida de Cristo sin mencionar un breve “regreso” a Galilea. Sin embargo, también es muy posible, y quizás más probable, que Lucas simplemente omitiera el viaje de José, María y Jesús a Egipto, que secuencialmente podría situarse entre Lucas 2:38 y 2:39. Los escritores bíblicos frecuentemente pasaban de un tema a otro sin intención de relatar cada acción que tuvo lugar durante un tiempo particular o el orden exacto en que se hizo o se enseñó algo (cf. Luc. 4:1-3; Mat. 4:1-11). Más tarde, por ejemplo, en el capítulo 24, Lucas omitió las apariciones post-resurrección de Jesús en Galilea, que tanto Mateo como Juan mencionaron. Los eventos que Lucas registró en los primeros 43 versículos del capítulo 24 ocurrieron el mismo día de la resurrección de Jesús. Sin embargo, Los últimos cuatro versículos de Lucas 24 (vv. 50-53) ocurrieron más de cinco semanas después (ver Hch. 1:1-12). Sin embargo, Lucas simplemente registró los diversos eventos en el capítulo 24 (vv. 1-43, 44-49, 50-53), que no tiene implicaciones cronológicas específicas y los conectó con la conjunción griega de (“pero” o “y”). Lo mismo ocurre con la conjunción griega kai, que Lucas utilizó en 2:39.

Considere también un ejemplo del relato de Lucas sobre algunos de los actos de algunos de los apóstoles (en el libro que llamamos Hechos). En el capítulo 9, Lucas menciona que Pablo fue a Jerusalén después de convertirse en cristiano (Hch. 9:26). Pero, según Gálatas 1:17-18, Pablo en realidad fue a Arabia, de regreso a Damasco, y luego después de tres años subió a Jerusalén. Una vez más, Lucas, por inspiración del Espíritu Santo (cf. 1 Tim. 5:18), omitió parte de la vida de alguien. Pero esa omisión de ninguna manera es prueba de deshonestidad, al igual que si, en el funeral de un hombre de 90 años, alguien da un resumen de su vida y omite los dos años que pasó en Warner, Oklahoma en un colegio comunitario.

Hay que tener en cuenta que la Biblia es un libro que cubre aproximadamente 4,000 años, desde la Creación hasta el final del primer siglo d.C. El propósito de Dios al darnos Su Palabra no fue contarnos todo lo que cada persona hizo hasta ese momento en el tiempo. Incluso la única Persona, que es el tema principal de las Escrituras, Jesús, tiene relativamente poco registrado en comparación con todos los lugares a los que fue y todo lo que hizo o dijo. Como proclamó el apóstol Juan, “Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre” (20:30-31, énfasis añadido). En verdad, “hay también otras muchas cosas que hizo Jesús, las cuales si se escribieran una por una, pienso que ni aun en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir” (21:25, énfasis añadido).

Simplemente el que Mateo o Lucas o cualquier escritor bíblico no mencione todo lo que menciona otro, sobre el mismo tiempo general o evento, no significa que alguien haya cometido un error. Más bien, así como hoy en día a menudo contamos historias e incluimos ciertos detalles que otros omiten, lo mismo hicieron los escritores inspirados de las Escrituras. Los buscadores de la verdad honestos (Pro. 8:17) llegarán a la conclusión lógica de que los escritores bíblicos complementaron (no contradijeron) los relatos de los eventos bíblicos.

REFERENCIAS

Ehrman, Bart (2005), Misquoting Jesus: The Story Behind Who Changed the Bible and Why (San Francisco, CA: Harper).

Wells, Steve (2011), Skeptic’s Annotated Bible, http://www.skepticsannotatedbible.com/contra/egypt.html.

Tomado de: When Did Jesus Go to Egypt? https://apologeticspress.org/when-did-jesus-go-to-egypt-4132/ a través de @apopress


Published

A copied sheet of paper

REPRODUCTION & DISCLAIMERS: We are happy to grant permission for this article to be reproduced in part or in its entirety, as long as our stipulations are observed.

Reproduction Stipulations→