Menu

¿A qué hora fue crucificado Jesús?

Una de las acusaciones que hacen los críticos de la Biblia es la diferencia existente entre Marcos y Juan en su relato de la hora de la crucifixión (McKinsey, 2000, pp. 295-296; Wells, 2013). Marcos registra que el Señor fue crucificado a la hora tercera (15:25), mientras que Juan registra que Jesús fue juzgado ante Pilato a la sexta hora (19:14), lo cual parecería ser después de la hora en la que Marcos dice que Jesús fue crucificado. La armonización de esta diferencia superficial es bastante simple y subraya aún más la sofisticación de la inspiración bíblica.

Viviendo como lo hacemos en el siglo XXI, tendemos a olvidar o no reconocer que el tiempo no siempre se ha calculado de la forma en la cual lo hacemos hoy en todo el mundo. Podemos calcular rápidamente la hora en cualquier parte del mundo. Por ejemplo, si son las 9:00 a.m. en Montgomery, Alabama (que está en la zona horaria central), son las 10:00 a.m. en la ciudad de Nueva York (que está en la zona horaria del este), las 3:00 p.m. en Londres y las 12:00 de la medianoche en Sídney, Australia. No era así en la antigüedad. Los antiguos utilizaban una variedad de sistemas para calcular el tiempo.

Un estudio cuidadoso del texto bíblico revela el hecho de que Juan (quien escribió hacia finales del primer siglo, varios años después de los escritos de los evangelios sinópticos, lejos de Palestina, y dirigiéndose a una audiencia ecléctica helenística) basó sus cálculos en el tiempo civil romano. Mateo, Marcos y Lucas, por otro lado, calcularon sus referencias a días y horas de acuerdo al tiempo judío (cf. Smith, 1869, 2:1102; Robertson, 1922, p. 285; Lockhart, 1901, p. 28; Geisler y Howe, 1992, p.376; Brewer, 1941, pp. 330-331; McGarvey, 1892, 2:181-182).

A la luz de estos hechos, lea el contexto de la alusión de Juan a la “sexta hora”:

Entonces Pilato, oyendo esto, llevó fuera a Jesús, y se sentó en el tribunal en el lugar llamado el Enlosado, y en hebreo Gabata. Era la preparación de la pascua, y como la hora sexta. Entonces dijo a los judíos: ¡He aquí vuestro Rey! Pero ellos gritaron: ¡Fuera, fuera, crucifícale! Pilato les dijo: ¿A vuestro Rey he de crucificar? Respondieron los principales sacerdotes: No tenemos más rey que César. Así que entonces lo entregó a ellos para que fuese crucificado. Tomaron, pues, a Jesús, y le llevaron (Juan 19:13-16, énfasis añadido).

Juan en realidad no se refiere a la hora de la crucifixión, sino solo a los acontecimientos que llevaron a la crucifixión, específicamente, al periodo general cuando Pilato entregó a Jesús a los guardias romanos para comenzar los procedimientos de ejecución. En este punto, todavía quedaba el tortuoso viaje consumidor de tiempo hacia el lugar de la ejecución. Estos eventos comenzaron a ocurrir “alrededor” de las 6:00 a.m.

El relato de Marcos lo registra de la siguiente manera:

Y obligaron a uno que pasaba, Simón de Cirene, padre de Alejandro y de Rufo, que venía del campo, a que le llevase la cruz. Y le llevaron a un lugar llamado Gólgota, que traducido es: Lugar de la Calavera. Y le dieron a beber vino mezclado con mirra; mas él no lo tomó. Cuando le hubieron crucificado, repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes sobre ellos para ver qué se llevaría cada uno. Era la hora tercera cuando le crucificaron (Mar. 15:21-25).

Utilizando la forma de cálculo judía, la “hora tercera” de Marcos corresponde a las 9:00 a.m., tres horas después de la “hora sexta” de Juan (ver también Miller, 2007). Se dispone de tiempo suficiente para los eventos que conducen a la crucifixión misma, se preserva la secuencia adecuada y la inmaculada historicidad de la Biblia queda vindicada.

Es realmente trágico que los escépticos estén tan empeñados en descubrir discrepancias en la Escritura inspirada que manifiesten un prejuicio tan extremo. Una persona honesta e imparcial tomará el tiempo para examinar los detalles de la Escritura y brindará una atención justa a su registro, la misma imparcialidad que el escéptico desea para sí mismo. A pesar del asalto continuo de aquellos que ven la Biblia con desdén, un asalto que ha abarcado dos milenios, la Biblia sigue indemne en su afirmación de ser de origen divino.

REFERENCIAS

Brewer, G.C. (1941), Contending For the Faith (Nashville, TN: Gospel Advocate).

Geisler, Norman and Thomas Howe (1992), When Critics Ask (Wheaton: IL: Victor).

Lockhart, Clinton (1901), Principles of Interpretation (Delight, AR: Gospel Light), revised edition.

McGarvey, J.W. (1892), New Commentary on Acts of Apostles (Cincinnati, OH: Standard).

McKinsey, C. Dennis (2000), Biblical Errancy (Amherst, NY: Prometheus).

Miller, Dave (2007), “Sunday and the Lord’s Supper,” Apologetics Press, https://apologeticspress.org/APContent.aspx?category=11&article=1254&topic=288.

Robertson, A.T. (1922), A Harmony of the Gospels (New York: Harper & Row).

Smith, William (1869), Dictionary of the Bible, ed. H.B. Hackett (New York: Hurd & Houghton).

Wells, Steve (2013), The Skeptic’s Annotated Biblehttp://www.skepticsannotatedbible.com/contra/hour.html.

Tomado de: At What Hour was Jesus Crucified? https://apologeticspress.org/at-what-hour-was-jesus-crucified-4759/ a través de @apopress


Published

A copied sheet of paper

REPRODUCTION & DISCLAIMERS: We are happy to grant permission for this article to be reproduced in part or in its entirety, as long as our stipulations are observed.

Reproduction Stipulations→